Algo más que un cumplido…

Es mediodía del 30 de julio, justo el momento que escogió K, una chica artista y muy especial, para recuperar contacto conmigo y decirme que en una foto de perfil, me veía “muy interesante”.
Me hizo gracia por dos motivos:

1) Su halago, que se lo agradezco. Ni idea de lo que percibió de interesante. Pero es su experiencia, su realidad y no la juzgo. Me gusta que la gente se exprese sobre la subjetiva realidad que percibe. Es el arte mental que sus neuronas crean para ella.

2) Su manera de iniciar contacto usando un halago, una manera totalmente válida, concisa y correcta, desde el punto de vista de K, como la mujer que es. Porque más allá de que me diga que estoy guapo, entre líneas está muy claro el mensaje “Hey Chris, quiero hablar contigo”. Solo falta la sirena y la luz intermitente.

Y a mí no me queda más que atender dicha petición de contacto 😉
Y por otro lado y siendo muy sinceros, hay algunos halagos que me gustarían aún más
¿Cuales? Pues escuchar o leer. Similares he recibido pero no con mucha frecuencia:

  • “Creo que podría robarte un beso, chico, me tiendas demasiado”
  • “A veces deseo sentirme abrazada en tus brazos”
  • “En besos en el cuello te imaginé…”

Sé que cosas de este tipo a algunas chicas, en ciertas situaciones, puede ser exponerse mucho, pero sí que es lo que en mi caso al menos, despierta esa chispa emotiva transmisora de tantas emociones.

En fin… Tocará hacerse sentir mucho más, para pillarlo más seguido. O desarrollar alguna manera de telepatía para escucharles las emisiones cerebrales. O como siempre, dar el puto paso adelante y punto! 😉