Mi reflejo en un niño

Hace unos días, un gran amigo de mi tío me pidió ayuda con un sitio web.

De inmediato le dije que sí. Lo considero alguien muy genial. Y en otras ocasiones me he rendido una mano. Así que le invité a casa para trabajar en mi laptop y hablar un poco.

Fue al día siguiente a la hora acordada y llevó a su hijo. El chico al inicio era distante pero no tuve problema con eso. A los pocos minutos ya parecíamos hermanos.

Le mostré un efecto de magia y le actualicé algunos juegos su tableta.

Ese niño me hizo pensar en mí en el pasado. Me vi reflejado en él. Y en silencio, me conmovía tanto él como el chico que fui yo alguna vez.

No tardé en imaginarme teniendo un niño como él a mi cargo para cuidarle, que me comentara sus necesidades y poder resolverlas sin esperar nada a cambio. También me imaginé llevándolo al cine, brindándole un helado. O ir en carro siendo él mi copiloto y ambos con lentes de sol mientras oímos música y visitamos a conocidos.

O algo tan simple como tomarnos fotos haciendo muecas y caras locas.

Al rato mi amigo se fue con su hijo pero yo aún quedé fascinado. De todas formas no estoy sin nada en manos. Dentro de mí hay un niño que desea cosas y que espera con ilusión un héroe fascinante, divertido y cool, se las de y lo lleve a volar.

Y ese héroe ya ha cobrado vida, escribe estas líneas y desea hacer su tarea 😉

Anuncios

Si gustas, deja tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s